Logo Clubplaneta
COMPÁRTENOS
FaceBookTwitterGoogleCorreoPin it

Buscar en el portal
Esquina
www.amor.com.mx/ >Te hablamos del amor>4 venenos en una relación de pareja>
Esquina


Publicidad

Publicidad



Publicidad

4 venenos en una relación de pareja

La Universidad de Washington también piensa en el amor y hasta le tiene reservado un lugar en el campus.

Se trata del laboratorio del amor, sitio en el que durante 40 años el doctor John Gottman, experto en relaciones, y su equipo han estudiado a más de 3.000 parejas.

En base a la experiencia adquirida durante tantos años de investigación y el apoyo de sensores, cámaras de vídeo y demás parafernalia científica, sufragada por la Universidad, le sirven para bucear en todas las dimensiones matrimoniales hasta el grado de poder predecir con una precisión del 90% si una pareja permanecerá unida o no, aunque siempre cabe la posibilidad de cambiar ese diagnóstico cuando detectan a tiempo las señales de advertencia y hacen un cambio en la forma en que se tratan.

A laboratorio del amor ha llegado de todo, parejas con apenas un par de años de casados, aquellas con bastante tiempo recorrido y sin faltar las que desesperadamente buscan ayuda porque están a punto del divorcio.

Y como al doctor Gottman no se le va una porque hasta el mínimo detalle cuenta, a cada caso lo atiende de manera distinta obteniendo excelentes resultados.

Es mejor prevenir que lamentar

El Instituto Gottman ha identificado cuatro problemas potenciales para una relación. Te invitamos a conocerlos.

La Crítica

Es el problema más común, la crítica continua y destructiva hacia tu pareja nunca será una señal de una buena relación porque se sentirá atacada en su personalidad o su naturaleza. Una crítica afecta mucho más que una queja o un comentario negativo.

El desprecio

De la crítica al desprecio no hay más que un paso, éste es el factor más destructivo de los matrimonios, mucho más que la traición o el engaño.

Un desprecio hacia tu pareja no viene solo, está alimentado de pensamientos negativos guardados por mucho tiempo, por lo que se vuelven una carga muy pesada que estallará en cualquier momento, lo que augura un fracaso en la relación.

Si hay indicios de desprecio expresados a través de sarcasmo, insultos, burlas y la ridiculización, aunque parezcan inofensivos, son expresiones que a menudo llevan al conflicto, no a la resolución.

Estar en guardia

Ante las críticas continuas y para nada constructivas la parte ofendida toma una actitud defensiva; trata de proteger sus sentimientos, ya sea ensimismándose o estallando con ira.

El estar constantemente en guardia no permite ese acercamiento tan necesario en la relación; una parte pareciera que sólo quiere ver lo negativo de su pareja, mientras que la otra esta siempre lista para atacar; en ninguna de esas actitudes vive el amor, ni la compasión, mucho menos el respeto.

El silencio como remedio

Al verse incapaz de lidiar con cualquiera de los tres problemas anteriormrnte mencionados, tu pareja (o tú) puede responder desconectándose, dando la espalda, pretendiendo estar ocupado o mostrando algún comportamiento obsesivo.

Aunque esto evita la confrontación, esta clausura de la comunicación produce el efecto de subir el ritmo cardíaco del corazón a más de 100 latidos por minuto, lo que nos deja físicamente abrumados.

Si tu relación se enfrenta a cualquiera de los portentos mencionados, Gottman aconseja la adopción de cuatro alternativas que inducen a la intimidad.

Quéjate sin culpar

Una solución muy efectiva es hablar sobre tus sentimientos con tu pareja pero usando declaraciones que incluyan el pronombre "Yo". En vez de decir: "tú siempre hablas de ti mismo", di: "me siento ignorado; ¿podríamos hablar de cómo me fue a mí hoy?".

Cultura del respeto

Los pensamientos negativos y dirigidos hacia tu pareja no ayudan en nada en su relación; es preciso reflexionar acerca de uno mismo, los defectos y virtudes para luego apreciar el que nos acepten tal y como somos. En esa misma medida es que podemos ser capaces de amar al otro; con todo lo bueno, lo malo y lo que puede cambiar; enfocarnos en sus características positivas.

Cambiar una ofensa por un elogio marca la diferencia. Una de la bases de una relación estable es el respetuo muto, cuando éste se pierde es muy difícil recuperse por todo el dolor causado, sin embargo es posible que esa unión llegue a sanar con arduo trabajo de ambas partes; es necesario poner en práctica la compresión, el afecto y darse tiempo de calidad.

Asume la responsabilidad

Incluso si no estás de acuerdo con tu pareja, escúchala y asume algo de la responsabilidad. Di: "debí haberme apurado", en vez de "es tu culpa que siempre lleguemos tarde".

Es más fácil culpar al otro cuando las cosas no salen bien, asumir parte de nuestra responsabilidad nos hace ver que también nosotros hemos fallado, y por lo tanto también tenemos que poner de nuestra parte para lograr un cambio favorable.

Cálmate

Tómate 20 minutos para reducir tu ritmo cardíaco antes de empezar a discutir. En lugar de ignorar a tu pareja o cerrarte a tu pareja, lee un libro o sal a caminar; luego, vuelve a conversar.

No te angusties

Hablar no es lo mismo que comunicar y "a menudo nadie nos enseña cómo comunicarnos, ni en la escuela ni en casa", señala Peter Saddlington, psicólogo de Relate UK, una organización que lleva 70 años ofreciendo apoyo a parejas.

Desarrollar nuestra habilidad de comunicarnos mejor tanto con nuestra pareja como con las demás personas es un trabajo que no tiene que hacerse en solitario, la asesoría especializada es de gran ayuda.

Además, ofrece tres consejos:

- Pide que te aconsejen.- El mero hecho de hablar con alguien que no forme parte de la relación puede ayudar.
Si no te gusta hablar mucho, trata de dibujar lo que sientes o piensas.

- Prográmate.- Aparta un tiempo cada semana para la práctica de la "comunicación de pareja". Establece reglas básicas. No interrumpas ni des soluciones, más bien empatiza con tu pareja.

- Busca soluciones.- Si notas que la actitud de tu pareja ha cambiado; se ha vuelto más atenta, amorosa pero no te agrada, podrías estar albergando ira y resentimiento acumulado. En lugar de evitar este aspecto de su relación, habla de tus sentimientos.

Fuentes:
http://www.elmundo.es
http://www.bbc.com/


Zona de comentarios


Política de Privacidad Contacto