Logo Clubplaneta
COMPÁRTENOS
FaceBookTwitterGoogleCorreoPin it

Buscar en el portal
Esquina
www.amor.com.mx/ >Historias de amor>A partir de una coincidencia>
Esquina


Publicidad

Publicidad



Publicidad

A partir de una coincidencia

StoryCorps es una asociación estadounidense sin fines de lucro cuya misión es registrar, preservar y compartir las historias de los estadounidenses de todos los orígenes y creencias.

Es un proyecto fundado en 2003 por el productor de radio David Isay, su sede está ubicada en el Fort Greene barrio de Brooklyn , Nueva York.

Hasta la fecha, StoryCorps ha registrado más de 40.000 entrevistas entre más de 80.000 estadounidenses en los 50 estados, Washington, DC y varios territorios estadounidenses.

Entre lo que la gente americana cuenta, se encuentra el relato de varias parejas comunes y corrientes que fueron invitadas a rememorar su historia de amor en una conversación grabada, y de entre las cuales fueron elegidas algunas cuyos flechazos y cortejos son sorprendentes.

A continuación una de esas historias:

Rachel: Era el 10 de enero de 2007, y tú estabas trabajando en un laboratorio de computación en Waco, Texas.

Rubén: Fui al trabajo, y lo primero que hice fue revisar mis correos electrónicos.
Había uno de alguien que no conocía, dirigido a "RP Salazar". Pensé: Mi dirección electrónica es casi igual, así que sin duda se equivocaron de persona.

Tecleé el nombre Rachel Salazar y le escribí un mensaje: "Hola, Rachel. Creo que este e-mail me llegó a mí en vez de a ti. Vivo en Waco, Texas, EUA".
Y lo firmé así: "Ruben P. Salazar, ciclista chicano, viajero y artista comunitario.
P.D. ¿Cómo está el tiempo en Bangkok?" Porque vi que estabas en Tailandia.

Rachel: Yo te respondí: "Hola, Ruben, gracias por reenviarme el mensaje. El tiempo aquí es maravilloso; es la mejor época para visitar mi ciudad. Gracias, Rachel".

Rubén: Así empezó una cadena de mensajes.
Yo me imaginaba que eras una mujer de edad madura que se aburría en el trabajo, pero moví el cursor sobre tu nombre y apareció una foto. ¡Qué linda!, pensé. ¿Cómo puedo agrandar esta foto?

Rachel: Todas las conversaciones que tuvimos a partir de ese momento fueron muy espontáneas.

Rubén: Yo me sinceré contigo y te dije quién era, las cosas buenas y las malas.
Creo que te conté todo. Para febrero o marzo, a veces pasábamos hasta cuatro o cinco horas todos los días en la computadora.

Rachel: Te escribí una carta a mano en un avión. En realidad, escribí ocho cuartillas.
Empecé por describir la comida, y cómo las azafatas me miraban y tal vez pensaban: "¿A quién le estará escribiendo esta chica?" Cuando llevaba seis o siete hojas, me puse seria: "Sé que la vida tiene maneras de interrumpir los planes mejor trazados, pero estoy lista para afrontarlo".
Ahora pienso que tú fuiste esa interrupción. Sinceramente, creo que no pensé en ti en un sentido romántico hasta junio.

Rubén: En cambio, yo pensé en ti románticamente desde que vi tu foto.

Rachel: Me di cuenta de que te contaba cosas que ni siquiera le decía a mi mamá. Luego me enviaste flores. Escribiste: "Chica naranja, gracias por todo lo que haces, y gracias siempre por esta recién descubierta amistad con que nos hemos topado. RPS".

Rubén: Suena cursi.

Rachel: Yo me emocioné al leerlo. ¡Me pareció tan sincero!

Rubén: Después dijiste que podrías venir a los Estados Unidos, y yo te contesté: "Si vienes a Texas, me encantará mostrarte algunos sitios". ¡Jamás creí que fueras a aceptar!

Rachel: Decidí que iría a Texas, pero no se lo dije a nadie. Todos me habrían dicho: "¡Sólo una tonta puede viajar al otro lado del mundo para encontrarse con un desconocido!

Rubén: Yo se lo conté a todos mis familiares, amigos y colegas. Me decían: "Es imposible que ella venga. ¡Ni siquiera te conoce!"

Rachel: Hacía ocho meses que nos enviábamos mensajes electrónicos, y finalmente pudimos estar juntos. Fueron ocho días, los mejores que he tenido en toda mi vida.

Ruben: Recuerdo que una noche estábamos bailando, y de repente mencionaste algo…

Rachél: Dije que eras el hombre más tierno que había conocido. Nadie ha sido tan dulce conmigo como tú.

Rubén: Lo supe justo en ese momento: tenía que hacer algo para no perderte. Me puse de rodillas y te pedí que te casaras conmigo.

Rachel: Y yo te contesté que sí. Nos casamos en Waco el 24 de noviembre de 2007.

Ruben: Pero cuando les dijiste a tus familiares que yo te había propuesto matrimonio, no se emocionaron mucho. Cuando yo se lo conté a los míos, dijeron: "¿Que hiciste qué?" Y se rieron a carcajadas.

Rachel: Sí, pero ahora todos nos dicen: "Son el uno para el otro. ¡Encontraron a la pareja perfecta!"

Grabado el 27 de noviembre de 2010, en Waco, Texas.

Los Salazar cumplieron cinco años de casados en el 2009, y tenían planes de visitar Filipinas, donde vive la familia de Rachel.

Fuentes: Selecciones Argentina
Web site: www.ar.selecciones.com


Zona de comentarios


Política de Privacidad Contacto