Logo Clubplaneta
COMPÁRTENOS
FacebookTwitterGoogleCorreoPin it

Buscar en el portal
Esquina
www.amor.com.mx/ >Los grandes mensajeros del amor>Gustavo Adolfo Bécquer>Bécquer y el amor
Esquina


Publicidad

Publicidad



Publicidad

Bécquer y el amor

Para 1853, siendo Bécquer todo un joven poeta, escribe en El trono y la nobleza de Madrid y publica versos en revistas y periódicos locales como La Aurora y El Porvenir.

Ganaba dinero junto con sus amigos Julio Nombela y Luis García Luna, escribiendo comedias y zarzuelas como La novia y el pantalón (1856). Bajo el pseudonimo de Gustavo García satirizaba el ambiente burgués y antiartístico que le rodeaba, otra obra era La venta encantada, basada en Don Quijote.

En ese año fue con su hermano a Toledo para inspirarse en su libro Historia de los templos de España., el cual se convirtió en un lugar de amor y de peregrinación para él. Le interesaba el Byron de las Hebrew Melodies o el Heine del Intermezzo a través de la traducción que Eulogio Florentino Sanz realiza en 1857 en la revista El Museo Universal.

Durante 1857 tuvo un modesto empleo dentro de la Dirección de Bienes Nacionales, pero fue despedido porque según se relata, el jefe de Gustavo lo sorprendió dibujando. Sin encontrar todavia su camino, Bécquer entra en crisis depresiva, sólo los cuidados de su patrona en Madrid, Valeriano y algunos amigos le ayudaron a superarla.

Una vez que ha recobrado fuerzas, empieza un ambicioso proyecto inspirado por El genio del Cristianismo de Chateaubriand, que consistía en estudiar el arte cristiano español uniendo el pensamiento religioso, la arquitectura y la historia.

Estudió la tradición religiosa y su templo para tener como resultado el primer tomo de su Historia de los templos de España, con ilustraciones de Valeriano.

En 1858, el amor conquista a Gustavo; en ese tiempo conoció a Josefina Espín, una bella señorita de ojos azules que empezó a cortejar; sin embargo se dió cuenta que en realidad, su musa irremediable era la hermana, Josefina era una hermosa cantante de ópera, que endulzaba el oido de los que asistían a la tertulia que organizaba el padre de las muchachas, el músico Joaquín Espín; maestro director de la Universidad Central, profesor de solfeo en el Conservatorio y organista de la capilla real, protegido de Narváez.

Enamorado, comienza a escribir las primeras Rimas como Tu pupila es azul, sin embargo la relación no llegó a consolidarse porque ella aspiraba a un mejor prospecto y por otro lado le disgustaba la vida bohemia del escritor.

En 1860 publica Cartas literarias a una mujer en donde explica la esencia de sus Rimas que aluden a lo inefable.

Un tiempo despúes y a causa de una enfermedad venérea, conoce al médico Francisco Esteban, ahí en la casa de éste, también conoce a la que después seria su esposa: Casta Esteban Navarro, con que contrajo matrimonio el 19 de mayo de 1861.

Niñez y primeros trabajos de Bécquer | Familia y muerte de Bécquer

Gustavo Adolfo Bécquer
Los grandes mensajeros del amor


Zona de comentarios


Política de Privacidad Contacto