Logo Clubplaneta
COMPÁRTENOS
FacebookTwitterGoogleCorreoPin it

Buscar en el portal
Esquina
www.amor.com.mx/ >Te hablamos del amor>Carta de amor que cambió la historia de un país>La carta de Enrique VIII que marca el cambio
Esquina


Publicidad

Publicidad



Publicidad

La carta de Enrique VIII que marca el cambio

Catalina poco tardó en enamorarse de Enrique, un rubio y esbelto mozo, aunque no era plenamente correspondida.

Para Enrique ella era una hermosa, culta y excelente esposa que podría colmar todas sus aspiraciones, sin embargo una sombra oscureció la vida conyugal de estos reyes. A pesar de que el rey deseaba un heredero varón (con el objetivo de consolidar su trono y la dinastía Tudor), no logró obtenerlo. En seis ocasiones durante los 18 años que duró el matrimonio, solo sobrevivió una niña, a la que llamaron María, futura reina de Inglaterra y de España.

El rey llegó a considerar esta falta de descendencia masculina como un castigo divino, pensaba en un posible divorcio. Los deseos de separarse de Catalina, eran motivados también por la presencia de una bella joven, Ana Bolena, hermana menor de una de sus amantes y quien había cautivado a Enrique.

En una de las 17 cartas que Enrique le envió a Bolena en 1527, supone una prueba de la pasión que sentía por ella, dado que confesó que encontraba "tedioso y doloroso" escribirlas.
En el texto escrito en francés Enrique dice: "Las pruebas de vuestro afecto son tales (...) que me obligan para siempre a honraros, amaros y serviros".

Los historiadores interpretan esas palabras como el momento en el que Enrique comprometió su futuro con Bolena, quien muy astuta le negó sus favores al rey mientras no fuese libre, por lo que Enrique enloqueció, colocándolo a él y a Inglaterra en el camino para enfrentarse al Papa.

Enrique reclamó ante las autoridades eclesiásticas, alegando que la dispensa obtenida para su unión con Catalina era inválida. Aduciendo que "ni un Papa puede conceder dispensas contrarias a las disposiciones expresas de las Sagradas Escrituras", basándose en el principio religioso que establecía: "No debes descubrir la desnudez de la mujer de tu hermano".

A tal efecto pidió al Papa Clemente VII la anulación de su matrimonio pero el Papa, que no quería ofender a los Reyes Católicos y por otro lado tenia la presión que ejercía Carlos V el poderoso sobrino de Catalina y finalmente la negativa de ella, negó conceder esa anulación

La reina fue repudiada por su decisión; con el afán de que se respetarán sus derechos y los de su hija se resistió demostrando la fortaleza de su carácter, ya que Enrique VIII recurrió a varios métodos para hacerla ceder: La alejó del palacio real, haciéndola que viviera en tristes y oscuras residencias; la amenazó con un juicio y con una sentencia por traición pero Catalina firme decía que prefería la muerte a la deshonra, y de que su destino y el de su hija estaban en manos de Dios.
Su intransigente actitud provocaría la ruptura de Inglaterra con el Papado.

Fuentes:
www.yahoo.com
www.wikipedia
www.portalplanetasedna.com
www.segundarepublica.com
www.phistoria.net

Enrique VIII y su boda con Catalina de Aragón | Enrique VIII: Represión y muerte

Carta de amor que cambió la historia de un país
Te hablamos del amor


Zona de comentarios


Política de Privacidad Contacto