Logo Clubplaneta
Compártenos
FaceBookTwitterGoogleCorreoPin it

Buscar en el portal
Esquina
www.amor.com.mx/ >Te hablamos del amor>Amor compasivo en la pareja>
Esquina


Publicidad

Publicidad



Publicidad

Amor compasivo en la pareja

El siguiente es un testimonio en donde con mayor razón el amor compasivo es imprescindible pues se está ante la enfermedad; si no fuera por su fuerza no se podría enfrentar y sobrellevar juntos.

Me pidieron hablar un poco acerca del "amor compasivo a la pareja" tal como lo vivo ahora que mi esposa está enferma de fibriomialgia. Es difícil hablar de un amor compasivo ante la enfermedad ya que el mismo tipo de enfermedad puede provocar diferentes respuestas.

Yo creo que la enfermedad de una esposa es mas difícil de sobrellevar que la enfermedad de otro familiar, ya que en estos casos uno tiene siempre el amor y apoyo de la esposa, hay manera de compartir el dolor y sufrimiento, hay con quien compartir la carga, hay manera de caminar juntos en esa enfermedad.

Pero cuando la persona enferma es tu esposa, ya no contamos con ese apoyo fundamental, y la tristeza y el dolor se viven en soledad; y el dolor es todavía más grande dado que quien esta enferma ha sido tu compañera y amiga de tantos años.

Además, el tipo de enfermedad también influye, porque no es lo mismo una enfermedad terminal que una enfermedad crónica. Yo doy gracias a Dios que la enfermedad de mi esposa no es una enfermedad terminal porque aunque esté enferma, mi esposa y yo podemos seguir disfrutando de actividades juntos como salir a caminar, platicar, ir al cine, al café etc; actividades que un cáncer ya no permiten. Por otro lado, uno debe cuidarse mucho porque la esposa va a necesitar de nuestro apoyo y cuidados por muchos años, y quizá hasta sea uno mismo quien parta primero de este mundo.

Por lo que he leído y estudiado acerca de la fibriomialgia, bien pudiera ser una enfermedad del alma, donde el cuerpo sufre los efectos de las tristezas y traumas pasados y presentes. Esta causa de la enfermedad provoca también dolor en uno mismo, si uno reflexiona y sabe que mucha de esa tristeza y dolor del alma fueron provocados por uno como esposo. ¿Hasta qué punto nuestra esposa está enferma por nuestra culpa? ¿Hasta que punto hemos causado esta situación? Y si uno se encuentra con parte de o con toda la culpa ¿Cómo resistir el ver todos los días a alguien que sufre día tras día por nuestra causa?

Por eso es importante perdonarse uno mismo lo más pronto posible, porque de nada sirve la tristeza y la culpabilidad que nos condena y encadena, cuando lo que se necesita es un arrepentimiento que nos lleve a cambiar y cooperar en la atención y cuidado de quien amamos. No podemos cambiar lo que ya está aquí, pero podemos mejorar el presente y el futuro de nuestra esposa si la cuidamos con amor.

Ahora, acerca del amor compasivo, yo creo que la compasión es parte del amor. No puede existir verdadero amor sin la compasión. ¿Qué actividades compasivas debemos tomar?

Aceptar la enfermedad. Primero que nada, buscar no hacer sentir mal a la pareja por aquellas cosas que antes se hacían y que ahora en la situación de enfermedad no se tienen. El egoísmo está en contra del amor. Por el contrario, dentro de lo posible, buscar realizar actividades que si se puedan hacer juntos, cambiando horarios de otras actividades.

Paciencia. Los medicamentos, el cansancio, el avance de la enfermedad van a provocar que nuestra pareja no entienda siempre lo que le decimos, y que olvide muchas cosas. Si no entiende y no recuerda muchas cosas, hay que ser pacientes. Las ocasiones donde no recuerde o no entienda son oportunidades de amorosamente repetirle lo que queremos compartir con ella.

Aprender de la enfermedad. Conocer las causas, los medicamentos, los síntomas, las reacciones secundarias, lo que se debe decir, lo que no se debe decir, etc. Los medicamentos pueden provocar aumento de peso, caída de cabello, manchas, etc. Y ella lo sabe. No es necesario estárselo diciendo. Pero si tú también sabes los cambios que la enfermedad y medicinas provocan, puedes evitar hacer sentir mal a tu pareja de manera inconciente, y dar mayor apoyo a quien esta sufriendo los cambios.

Y no puede faltar, sino por el contrario, manejar los 5 lenguajes del amor:

1. Amor de servicio, mucho servicio, ayudar en sus curaciones, en las actividades de la casa, en cubrir los horarios y actividades que ella no puede cubrir y que la hacen sentir mal. Esmerarse con los hijos, cuidar de sus flores, de su mascota, de ella, apoyarla en su trabajo, etc. Este es el lenguaje más importante de todos.

2. Amor de tiempo de calidad, es estar ahí, que con la sola presencia de uno y de buen humor, sirva para alegrarle el día, para darle seguridad de apoyo.

3. Amor de contacto. El dolor extremo no permita los abrazos, pero un beso, una bendición, una caricia suave y llena de amor siempre estremece al alma.

4. Amor de palabra. No dejes de decir a tu esposa que la amas, que la quieres. Aun cuando está inconciente, porque el alma no se duerme.

5. Amor de regalos. Si tu bolsillo y economía lo permite, hazle regalos. Flores para su cuarto que esparzan su aroma y alegren el ambiente. Si su dieta lo permite, regálale chocolates que ayudan en la alegría, etc.

Por último, si eres un hombre que cree en Dios, ve con Él. No lleves solo esta carga. En la contemplación entrégale tus dolores, tus tristezas, tus penas, tus lágrimas. Haz oración por tí, por tu esposa y por toda tu familia.


Zona de comentarios


Política de Privacidad Contacto