Logo Clubplaneta
COMPÁRTENOS
FaceBookTwitterGoogleCorreoPin it

Buscar en el portal
Esquina
www.amor.com.mx/ >Te hablamos del amor>El que me deje ser yo misma>
Esquina


Publicidad

Publicidad



Publicidad

El que me deje ser yo misma

Para mi hija adolescente, las últimas semanas se han ido en analizar y tomar una decisión que es muy importante porque representa una nueva experiencia en su vida.

Hacen unos meses nos estuvo insistiendo a su padre y a mi con el permiso para tener novio ya que un muchachito la andaba rondando. Él apenas comenzaría su último año de secundaria mientras que mi hija entraría a la preparatoria; recuerdo que estaba muy segura de que ese chico era el indicado, el mejor, el más interesante y divertido.

Bueno finalmente su padre y yo accedimos asi que comenzara el nuevo año con el permiso que insistentemente habia pedido, pero ¡oh sorpresa!, entra a la preparatoria y su mundo cambió, se encontró con chicos de su edad, con los que congeniaba en varias cosas por lo que ese muchachito quedó en el pasado.

En su nueva escuela conoce a dos chicos, uno de ellos es aquel con quien toda adolescente sueña: Alto, muy bien parecido, deportista, de buen gusto al vestir, muy pulcro. Cuando mi hija lo conoció se dijo: "Este es el indicado", sin embargo unas semanas después le comenzaron a llegar chocolates, uno diariamente; investigando dio con el admirador secreto, se trataba de un chico que según mi hijo en cuanto la vio le pregunto por ella pues le gustó de inmediato, inteligentemente se hizo su amigo para estar cerca de la hermana, se valió de cuanto pudo, maestros y compañeros de clase de mi hija para conocerla, finalmente lo logró, últimamente hasta la acompaña todos los días a la parada del camión.

Lo conocí hace poco, es totalmente distinto al primero, de estatura baja, medio llenito, de cabellos muy alborotados, algo desaliñado pero con un estupendo sentido del humor; es un muchacho perseverante, decidido y muy espontáneo, aspectos que desde luego le atrajeron a mi hija.

Y sí están las cosas desde entonces, se encuentra ante dos buenas opciones; le agradan las dos y se la pasa bien con ambos asi que no sabe por cuál decidirse. Llegó un momento en que mi hija se sintió aturdida y lo que en un principio parecía emocionante se convirtió en presión y culpa pues sabía que uno de los dos se sentiría muy mal con su decisión.

Aun así y luego de un detenido análisis, llegó a la conclusión de elegir al que la dejara ser, sí, aquel que la aceptará y respetara como es, con su forma de vestir, sus gustos; el que no la presionara y le diera el tiempo que necesita para estar lista (aunque se supone que ya lo estaba), el que aceptará ser su amigo mientras continúan conociéndose; ante tales características el ganador fue el número dos.

Creo que tomó una decisión acertada, me sorprende que aún siendo tan jovencita dé signos de cierta madurez, muestre esa seguridad en si misma y sea considerada con los sentimientos de los demás, en otras circunstancias pudo optar por andar con los dos al mismo tiempo o elegir al más galán, pero que no acepta del todo como ella es.

Me pareció una buena lección para compartir porque cuantas veces nos dejamos llevar por la apariencia sin darle importancia a lo de adentro, a nuestros sentimientos.

A lo largo de nuestra vida nos encontramos con personas que nos resultan realmente atractivas, con las que la mayoría desearía estar y llegamos a conformamos con eso aunque por dentro no nos sintamos cómodos, ni plenos.

La vida nos da muchas sorpresas y a veces con quien menos imaginamos en con quien deseamos iniciar una relación que ya hablando en una etapa madura, puede resultar nuestro compañero o compañera hasta el final, pues más allá de lo físico, lo que realmente nos importan es que nos quieran sinceramente y por tanto nos respeten y nos dejen ser nosotros mismos.

Colaboración: Reina de Lunar.


Zona de comentarios


Política de Privacidad Contacto